Te habrás dado cuenta de que hay personas que tienden a ponerle a sus descendientes el mismo nombre que un antepasado. O bien, tú llevas el nombre de un familiar fallecido, sea madre, padre u otro. Pues quizás estés colgando con el mayor peso de tu vida sin saber lo que ésto te acarrea. Allí radica la importancia de saber que llevar el nombre de un antepasado podría afectarnos o al menos eso dice el chileno de origen judío y reconocido escritor además de psicoterapeuta, Alejandro Jodorowsky. Él explica acerca de la carga que produce llevar tal nombre tema. 

Tal vez te pueda interesar: Test tibetano que con tres preguntas dice todo de tu personalidad

Esta idea surge de la teoría de las constelaciones familiares. Generalmente son muchas las familias que optan por colocar el nombre de un familiar, bien sea del padre, abuelo, o lo que sea. Esta es una costumbre, un símbolo de honor o de tradición para muchas familias que funcionan como clanes.

Por ejemplo, para el inconsciente, llevar el nombre del padre expresa la penuria de integrar a un nuevo miembro familiar. Jodorowsky afirma que, colocarle el nombre de un antepasado a un recién nacido, conlleva consigo una sucesión de cargas.

Cuando bautizamos a un hijo debemos saber que junto con el nombre le pasamos una identidad. Evitemos por tanto los nombres de los antepasados, de antiguos novios o novias, de personajes históricos o novelescos. Los nombres que recibimos son como contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y condicionan nuestra vida…”

Entonces ¿Cómo afecta llevar el nombre de un antepasado?

El psicoterapeuta señala el riesgo de este hecho debido a que los nombres funcionan como copias. Y al ser continuo se desvaloriza y pierde fuerza. Asimismo indicar que en la regeneración se encuentra el peligro. De modo que el nuevo adoptante del nombre acarrearía la consecuencia de ser un “árbol que da frutos o bien plantas venenosas”.

Para comprender más su teoría hay que expresar que los nombres de por sí causan una vibración o impulso. Al colocar el nombre de un tío fallecido a un bebé estamos poniendo en el nacido la obligación de ser igual. Para Jodorowsky, el hecho de elegir el nombre para los futuros hijos, es una cuestión que deben conversar ambos padres con cuidado. Sí es este tu caso según él lo correcto sería decidir a cambiarlo, o bien utilizar el segundo nombre.

¿Conocías la verdad sobre este tema? ¿Estás consciente de lo que afecta para tu futuro descendiente el uso de nombres repetitivos? ¡Coméntanos tus opiniones y compártenos en tus redes sociales!

Original

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.