Si eres de esas personas a las que sus papás siempre las regañaban por el desorden en su cuarto y escritorio, era imposible que te acostaras a dormir temprano y cuando llegaste a ser adulto te diste cuenta de que las groserías son palabras intercambiables ¡felicitaciones!, según un estudio universitario reciente las personas inteligentes dicen groserías, se acuestan muy tarde y tiran sus cosas

No puedes dejar de ver: ¿Cuál es tu tipo de inteligencia? ¡Lee esto y averígualo ahora mismo!

No vayas a pensar que esto te lo decimos para que te sientas a gusto con tus defectos, es todo un descubrimiento científico ya que según muchos pensamientos de la sociedad las personas que dicen numerosas groserías es porque tienen poca educación, pero en realidad no es así ya que las personas que no usan groserías son los que tienen un pobre vocabulario.

Para demostrarlo un grupo de científicos estadounidenses se hicieron cargo de un experimento social muy interesante en el cual tomaron a un grupo de personas consideradas como “mal habladas” y les pidieron que por unos segundos dijeran todas las groserías que fueran posibles con la condición de que no repitieran ninguna. El resultado simplemente sorprende a más de uno ya que las personas sumamente groseras tenían un coeficiente intelectual más alto que las cultas, sin embargo, una persona aún mucho más inteligente sabe cuando es el momento indicado para mencionarlas. 

Por otra parte también se pudo demostrar que aquellos desvelados también son muy inteligentes. Estos mismos investigadores hacían este análisis en paralelo al anterior y se pudieron dar cuenta que aquellas personas a las que les gusta ir a la cama de madrugada tienen un nivel de IQ más alto en comparación de los que se duermen temprano.

Tal vez te pueda interesar: Pensar en voz alta puede ser símbolo de inteligencia

Al mismo tiempo en la Universidad de Minnesota también se descubrió que el caos en un escritorio no es sinónimo de desorden, sino que un cerebro que se ocupa en otras cosas más importantes que mantener un escritorio limpio. Cuando no te sale bien alguna labor tu mente simplemente evita el error ordenando el escritorio y sacándole punta a los lápices, por lo tanto los que saben cómo resolver se enfocan en el problema y no en cómo luce su oficina. Además, los psicólogos afirman que un ambiente catastrófico inspira al ser humano a ser creativo y ayuda a que la mente piense más allá de lo acostumbrado para encontrar soluciones impensadas.

Si te gustó, no olvides compartirnos en tus redes sociales.

Original

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.