¿Alguna vez te encontraste teniendo una conversación con – bueno – contigo mismo? ¿Alguna vez te sonrojaste de la vergüenza cuando la gente que te rodea te está mirando raro, y señalándote como si fueras “el loco”? Resulta, que no hay realmente ninguna razón para avergonzarse en absoluto. Probablemente eres un genio.

¿Cómo puede ser esto posible? Probablemente estés pensando, ¿los locos hablan con ellos mismos? La sociedad ha construido este estigma negativo en torno a hablar consigo mismo, por lo que muchos sienten vergüenza cuando los atrapan en esta situación.

Resulta que, en realidad es un signo de ser genio.

Por supuesto que hablo conmigo mismo, a veces necesito consejos de experto.

Los estudios demuestran que hablar contigo mismo puede hacer que aprendas más rápido, que pienses de manera más eficiente, y que mejores la memoria a largo plazo.

Un estudio, publicado por el Quarterly Journal of Experimental Psychology encontró que la estimulación verbal altera el procesamiento perceptivo. Esto significa que hablarse a sí mismos, especialmente cuando se repite el nombre de un objeto, ayudó significativamente a los participantes del estudio a ser más receptivos al objeto que nombraron en voz alta, haciendo que sea más fácil encontrar el objeto si lo estaban buscando.

Muchos expertos han realizado investigaciones con el fin de ver cómo ayuda el hablarse a sí mismo. He aquí las cuatro mejores maneras, todas respaldadas por la ciencia.

  1. Tu cerebro funciona de manera más eficiente.

En un experimento realizado por Live Science, los sujetos de prueba que se repetían los objetos no sólo tenían más facilidad para encontrarlos, además tenían mejor memoria y las capacidades de memorización eran mejores. Hablar algo en voz alta a sí mismo de hecho afianza lo que se está haciendo y lo hace más fácil para que su cuerpo lo entienda.

  1. Como un niño, aprenderás mejor.

Los bebés y los niños pequeños necesitan escuchar sus voces cuando están creciendo, como el “habla auto dirigida puede ayudar a guiar el comportamiento de los niños… que a menudo se hablan a sí mismos en el paso a paso por medio de tareas”. Como joven, al hablar en voz alta a sí mismo, se pueden ayudar a vocalizar instrucciones y ser más adeptos a seguirlas, o cualquier otro proceso.

  1. Ayuda a organizar tus pensamientos.

Hablarse a sí mismo ayuda a validar las decisiones importantes, según la psicóloga Linda Sapadin. Al hablar en voz alta, estás dando prioridad vocalmente a las tareas y  descongestionas tu mente. Al escuchar tú problema ser vocalizado también calma los nervios, en lugar de rebotar todo el tiempo en tu cabeza.

  1. Alcanzarás más metas.

Repetir algo en voz alta, especialmente tus objetivos, ayudará a reforzar tu atención y tu concentración, además de eliminar las distracciones. Guiarse a sí mismo a través de pasos hará que cada paso uno se más individual y más claro, en lugar de mezclarlos todos juntos. Al decirlo y escucharlo, mentalmente condicionas tu cerebro para poner más esfuerzo en lograrlo.

¡Comparte esto con tus amigos y familiares, a ver quién es así de genio!

Si te interesó este artículo, quizás te interese: Estos perros abandonados no paran de abrazarse desde que fueron adoptados o Psicoterapeuta afirma que llevar el nombre de un antepasado podría afectarnos

Lo puedes hacer, amigo. Mírate, amigo. ¡Mírate!

Original

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.