La comida es uno de los aspectos donde las costumbres se arraigan desde pequeños.

Como en todas las facetas de la vida, en la alimentación hay costumbres saludables y otras que no lo son tanto, como comer rápido y en cantidades desmesuradas.

Lee este artículo y descubre cómo volver fácilmente tus hábitos de alimentación más saludables gracias a todas las claves para seguir una dieta balanceada en el desayuno, almuerzo y cena.

Desayunos nutritivos

Tomar un vaso de agua con limón natural en ayunas es la mejor manera de empezar un día nuevo depurado

 Te recomendamos: Recetas de 5 zumos que os ayudarán a depurar el organismo y a perder hasta 2 kg en una semana.

Desayunar después de media hora de haberse levantado de la cama y muy bien, tratando de incluir muesli u otro tipo de cereales, a poder ser no procesados (intenta evitar los azucares añadidos), con un zumo de naranja, un plátano y un puñadito pequeño de almendras, nueces, avellanas, etc. serás de las personas que mejor alimentación tienen en tu ciudad.

Si eres muy amante del café, tomarte uno está bien, pero como en todos los consumos, un abuso es problemático (evita tomarlo con leche, para ello añadir el puñadito de frutos secos mezclado con agua puede sustituir la leche en el café de manera muchísimo más saludable).

Almuerzos llenos de vitaminas y minerales

Para la gente trabajadora que se levanta muy pronto o tiene trabajos de esfuerzo, es muy probable que no aguanten sin comer más.

Si tienes necesidad de un almuerzo previo a la comida evita los bocadillos de embutidos, pues un par de pimientos salteados con rodajitas de tomate crudo pueden darle muchísimo mejor sabor a ese bocadillo, además de ser más saludable y económico.

Quizá te interese leer: 7 comidas sin carne ideales para vegetarianas.

A la hora de comer, intentar hacerlo pronto. Claro que eso depende del horario de cada uno y de si ha almorzado o no.

Si somos algo carnívoros podemos aprovechar que no hemos comido embutido en el bocadillo para  sustituirlo por un corte de carne mucho más sano.

Es cierto que la carne más saludable suele ser la más cara, sin embargo si reducimos el consumo exagerado de nuestros tiempos podemos intercambiar cantidad por calidad (no hace falta comer carne todos los días), acompañando una ensalada será una buena elección.

Cenas ligeras

La hora de la cena es la que a veces nos trae más problemas y es que en algunos hogares suele ser una de las comidas más copiosas.

Con los hábitos mencionados podremos reducirla a una simple ensalada o un plato de verdura.

Siempre tratando de cenar pronto para acostarnos ya digeridos.

Con una cena liviana y a una hora prudencial te vendrán ganas de tomarte un buen desayuno por la mañana.

Además como habrás podido dormir mejor debido a una digestión previa y ligera te levantarás con más facilidad y de muchísimo mejor humor.

Hay dos maneras de enfocar estos cambios, puedes hacerlo poco a poco, sustituyendo un alimento distinto cada semana para evitar sufrir por tus adicciones alimenticias o puedes sustituirlos todos de golpe y darte cuenta de lo mejor que te encuentras en tan solo una semana.

¿Lista para iniciar el camino hacia unos hábitos más saludables?

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.